DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

VACIAR LA PAPELERA DE RECICLAJE

 

  La película había finalizado, los títulos de crédito escalaban desde hace un par de minutos enlazando nombres con personajes. El espectador permanecía impasible en su butaca recreándose en la obra recién conocida.   Se encendieron las luces, la pantalla se difuminó a un color blanco grisáceo. Mientras él, seguía inmóvil y solitario en la sala desierta. Entró un encargado del cine e intentó convencerle de que debía abandonar la sala para poder iniciar la limpieza, de lo contrario no podrían emitir la siguiente proyección.

  Cuando algo termina… termina, y eso implica una desconexión total de la relación a extinguir.  

  En las relaciones personales, sobre todo si estas han conllevado una gran implicación emocional y/o han durado un tiempo considerable, la finalización de estas suele estar sujeta a una serie de actividades residuales erróneas que bloquean el aprendizaje de separación en nuestra mente. Ej: intentar quedar como amigos inmediatamente tras la ruptura, verse de vez en cuando en los lugares y citas de siempre, e incluso mantener algún tipo de relación íntima esporádica. 

  Todo esto emborrona el proceso de asimilación de la separación y puede encadenarnos a un fin sin fin, de dudas y sentimientos. Y lo que es peor, perjudica y bloquea el nacimiento y disfrute de nuevas relaciones.

  Durante una relación, en nuestra cabeza se van formando una cadena de asociaciones entre hechos, situaciones o sentimientos… y la pareja. Ej: ir al cine, salir a cenar todos los sábados, ir de vacaciones, hacer la compra, visitar a unos amigos comunes, hablar por teléfono en ciertos momentos del día, etc.   

  Estas asociaciones o condicionamientos los hemos de cortar de raíz para poder asimilar realmente el proceso de separación.  

  Para lograr este objetivo tenemos que vivir de nuevo las situaciones condicionadas, pero sin la existencia de la persona que siempre estuvo en ellas.  Esto es lo que en psicología llamamos extinción, y para lograrlo hemos de exponernos a dichas situaciones, en soledad o con otros acompañantes. De esta forma la idea de que ya no existe la convivencia con esa persona, irá calando poco a poco en nuestro interior.   

  Hemos de vaciar de vez en cuando la papelera de reciclaje de nuestra mente, para impedir que se llene de cosas acabadas pero no resueltas. Elementos que nos atranquen e impiden seguir hacia delante.

  Aunque los sentimientos de una relación estén extintos, por el mero hecho asociativo de automatismos generados durante esta, nos inundará una pequeña sensación de echar de menos algo.   Eso no puede hacernos caer en dudas nimias, simplemente ocurre por la falta la persona habitualmente asociada a las actividades cotidianas. Digamos que nos habla la fuerza de la costumbre. Y en ningún caso, amor, arrepentimiento u otros sentimientos.

 

  Si alguien decide poner fin a una relación que no le satisface, ha de ser contundente, llenarse de valentía y determinación para finalizarla y salir del camino común con esa persona. 

  El futuro dirá, cuando se haya naturalizado la independencia y la separación total, cuando se hayan apagado el resto de costumbres y asociaciones, si se puede recuperar una interacción en el formato de amistad o similar. 

  Por mucho quee haya durado, o por algunos buenos momentos que nos haya obsequiado una relación, si no aceptamos su final y actuamos en consecuencia…no podremos volver a disfrutar de la siguiente película.

 SALVADOR VELARDE RUIZ

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page