DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

                                       UN DILEMA SON DOS...

 

  Desafortunadamente a nuestro alrededor encontramos muchas relaciones que están vacías de sentimiento. Relaciones que se mantienen un tiempo post morten o incluso se sostienen toda la vida, simplemente por darle mucha importancia a los detalles secundarios: por ejemplo, el amargor y la incomodidad de formalizar la ruptura.  

  ¿Cuántas relaciones siguen siéndolo sólo, porque ninguno de los dos sabe como terminar?:

-No se atreve.

-No quiere asumir el reto de volver a la soledad.

-Piensa que la otra persona no sabrá encajar la noticia.

-No quiere hacer daño.

-No quiere romper una unidad económica y de convivencia.

-No cree que pueda volver a enamorarse.

-No se quiere incomodar en dar explicaciones a su entorno.

-No quiere terminar como el malvado.

-No ha cultivado otras relaciones sociales de amistad, que le permita rehacer su vida fuera de la relación, sin quedarse absolutamente solo.

  En este artículo vamos a centrarnos en una de esas multi causas para la cobardía, más concretamente en el hecho de mantenerse dentro de una relación cadáver… por pena.

  No es signo de trastorno mental que nos de da pena dejar a alguien con el que hemos compartidos muchos momentos buenos y malos, por su puesto que no.  Pero deberíamos plantearnos la siguiente cuestión: mantenerse en una relación sin auténtico sentimiento ni ganas, sólo por el compromiso, o la conciencia mal entendida… ¿no es engañar y estafar emocionalmente a la otra persona?  

  Hacerle ver lo que no hay, ofrecer un producto sentimental agotado y fingido, no es ni más ni menos que impedirle obtener la autenticidad de una relación futura. Impedirle que realmente le quieran, le atiendan, le hagan sentir. Ofrecerle a alguien la rutina de la comodidad establecida, en lugar del sentimiento de amor, no es más que privarle de oportunidades “Verdaderas” con otras personas, que sí sientan el amor por ellas. 

  Por suerte, el "efecto pena" es tan inestable que tiene una duración corta.  Al final el corazón humano en esta situación, encuentra inevitablemente el camino correcto.

  Y a esta situación llegamos porque las personas confundimos los elementos fundamentales de una decisión, esto convierte la toma de decisiones en algo muy enrevesado y complejo. 

En realidad no lo es tanto, somos nosotros quienes la vamos complicando poco a poco, incluyendo esos ingredientes de importancia secundaria. Como si pensáramos que cuanto más elementos haya en la ecuación, má fácil será resolverla. 

  Todo influye en alguna medida, eso no podemos obviarlo. Pero el sustento de un dilema son dos elementos principales. El hecho de que haya un casi empate entre ellos no debería dar pie a ir añadiendo elementos de importancia secundaria para terminar consiguiendo una mezcla final confusa e irresoluble, en la que ya no sabemos distinguir entre lo principal y lo accesorio.

 

 

 

  Si te encuentras en la encrucijada de no saber decidir entre dos opciones, aunque sólo sea por tu salud mental y por tener las mayores posibilidades de encontrar el camino de tu bienestar… Por favor, NO incluyas más alternativas sin importancia a barajar en la decisión final.  

  A la decisión final se llega cuando se han simplificado la trascendencia de las alternativas secundarias, hasta el punto de que quede una sola realmente importante y decisoria.

 

 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page