DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

LO QUE NO HEMOS ELEGIDO…

 

  ¿Por qué reaccionamos de una forma concreta ante una situación?

  ¿Por qué interpretamos las intenciones o los actos de los demás de una determinada manera y no de otra?

  ¿Por qué a ti te molesta “X” cuando a mi me enfada “Y”?

  ¿Qué hace que unos sean optimistas y otros se hundan en el oscuro fango de la desgracia?

  ¿Por qué unas personas se ilusionan con facilidad y otras no?

  Y el último interrogante…¿Qué determina nuestro afrontamiento de la vida?

  Muchos eruditos de la vida te dirán que es cuestión de personalidad, de influencias genéticas o circuitos neuronales.  Es todo mucho más sencillo, es cuestión de “Creencias”.

  Las creencias en el ser humano son una serie de ideas profundas, normalmente inconscientes y más o menos permanentes (pero muy modificables con la orientación oportuna) que forman la estructura base a partir de la cual se entiende e interpretan los hechos, emociones; en resumen lo vivido. 

 Ideas que NO hemos elegido nosotros voluntariamente. Estas creencias han sido insertadas durante nuestra infancia y educación.  Los poderes fácticos educadores, como la sociedad de los estereotipos, la educación escolar, los padres, el grupo de iguales, el cine, la televisión, y un largo etcétera de “Maestros invisibles” nos han ido enseñando la forma de ver y entender el mundo que nos rodea.

 Resulta harta curiosa la siguiente incongruencia: muchos de nosotros defendemos que somos así y no podemos cambiarnos e incluso nos gustamos, defendemos nuestra “personalidad” mientras atacamos y despreciamos todos estas fuentes que la han influenciado.  Es como si pensásemos que hemos sido moldeados por arte de neuronas o magia hormonal.

  Un ejemplo muy característico de esto es el machismo.  ¿Cuántas personas se han quejado y criticado hasta la extenuación la educación machista que sus progenitores les han ofrecido? Y sin embargo al analizar sus estructuras de pensamiento encontramos que tienen ideas machistas, que son realmente machistas.

  La obligación de cada persona que quiera crecer y desarrollarse a nivel interno, es la de emprender un camino de autoconocimiento, en el cual aprenda a detectar esos pensamientos que sustentan todas sus interpretaciones de la vida.  De manera que aquellos que provengan de fuentes a despreciar (como una influencia religiosa cuando no se cree en la religión, una sociedad consumista cuando no se es materialista, etc), sean “desaprendidas” y eliminadas de su estructura mental.

  El ser humano sigue naufragando en multitud de contradicciones debido precisamente a que hay una parte que es elegida y reflexionada, y otra parte oculta de la que se desconoce su influencia (las creencias).

 

  Busca tus creencias, analízalas, toma las riendas, y elimina aquellas que no se correspondan con tu consciente visión de las cosas, bórrate y reconstruye tu forma de pensar. Hazla personal, voluntaria, dependiente de ti y no de la influencia social que arrastró a tus progenitores hace cuarenta años.

  Se libre de intentar ser lo que más te guste a ti, hoy y ahora. Sé tú mismo el arquitecto de tu personalidad.

 

… AÚN LO PODEMOS ELEGIR.

S.V.R

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page