DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

 

LA TRISTEZA FINAL

  Aprovecho la licencia que me dio un usuario ejemplar, para publicar la conversación que tuve con su corazón en una de nuestras interesantes sesiones.

  -¿Por qué me siento tan triste ahora?- me preguntó el alma que estaba sufriendo el final de una relación sentimental.

  -Porque el sentimiento que te unía a esa persona...está falleciendo-. Le expliqué lo que sucede, en un proceso de extinción del amor, tan bien llevado como ese, en el que tuve la suerte de acompañarle. 

  El desenganche de una persona, o el cese del sentimiento que albergamos por ella, sufre varias fases, de hacerlo con la técnica y orientación adecuada, claro está.

  -Querido corazón, hay un momento del proceso de extinción, en el que la decepción toca a nuestra puerta pidiendo permiso para que dejemos entrar a su acompañante habitual..."La tristeza".

  La tristeza es una emoción paralizante, es una emoción que nos lleva a claudicar los esfuerzos, a parar los intentos por buscar la felicidad. La tristeza es el verdugo de la ilusión. Y por lo tanto...seguí comentándole:

  -La tristeza que ahora sientes, querido corazón, es el síntoma de que el final del camino ha llegado. Es el síntoma de que el sentimiento ya está muriendo-.  

  El corazón se mostró contrariado, fruto de que no había anticipado lo siguiente de mi mensaje...

  -Esa tristeza es buena, es la única tristeza útil del mundo, tienes la suerte de sufrirla hoy, porque eso significa que mañana estarás listo-.

  -¿Listo para qué?- me preguntó.

  -Listo para seguir hacia delante. Esa tristeza que nos avisa de que los últimos suspiros del sentimiento están partiendo de tu alma. Es la misma que nos indica que tú, "corazón", te estás vaciando de esa emoción que no te llevaba al bienestar emocional-. 

  El corazón levantó su mirada y una sonrisa triste se dibujó en él. Mientras, seguía orientándole:

  -Y cuando estés vacio de ese sentimiento de amor, que ya había perdido el rumbo a la felicidad... y cuando exhales el último suspiro... y cuando el último adiós que está a punto de llegar, te deje completamente vacío... Entonces podrás volver a llenarte de una nueva ilusión. Es por tanto que esta tristeza que ahora te incomoda no es más que la buena noticia de que ya se termina aquello por lo que sufres-. 

  Como observé que el corazón empezó a creer, me atreví a regalarle el último secreto:

-Y como el proceso que has seguido ha sido ejemplar, querido corazón, te garantizo que con estas fases de duelo y extinción, ya nunca volverá a aparecer ese mismo sentimiento por esa misma persona.   Un cese maduro y emocionalmente correcto de un sentimiento, nos deja limpios para vivir cualquier otra emoción menos esa misma que ya se fue.  Aprovecha estos últimos instantes de la tristeza para despedirte de ese sentimiento,  el duelo acaba aquí.  Y no tengas miedo, porque no recaerás jamás".

Como decía la genial cita:

"Puedes enamorarte de cualquier persona, menos de la que ya estuviste enamorado".

  El corazón vivió su tristeza final, y ahora vuelve a buscar con ilusión la felicidad. No todas las emociones negativas son malas, o inútiles para el bienestar emocional.   En este caso, la tristeza final... es el principio de la alegría. 

S.V.R 

 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page