DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

INVENTAR LA BOMBILLA

 

  Existen personas que necesitan el control sobre el éxito futuro garantizado. 

  De no ser así, no se mueven. Esas personas no avanzan, porque no se permiten equivocarse. El que no se permite tener errores, no se puede permitir hacer intentos, y el que no se puede permitir hacer intentos no se permite los avances, el que no se permite los avances...no se permite triunfos.  

  Hay que aprender que no sabemos hacer muchas cosas y no podemos exigirnos la perfección, al primer instante…ni si quiera al último.   Pero si somos capaces de pagar el impuesto de los errores, de las caídas, de que las cosas pueden no salir bien siempre a los primeros intentos… entonces amaremos más el riesgo, probaremos y aprenderemos, llegaremos a metas que nos hagan crecer, mejorar y ser más felices.

  La historia del hombre está llena de personas que alcanzaron el éxito habiendo coleccionado para esto, una serie de tropezones o errores. 

El mismo Thomas Alva Edison, inventor de la bombilla nos lo resumió en su famosísima frase, con la que respondió a un periodista que le acusó de haber necesitado casi 1000 intentos para inventarla:

"No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla."

  Las expectativas de perfección o necesidad de éxito a la primera, son irreales y nos atrapan en una frustración futura asegurada. Esto nos hace perder nuestra confianza y albergar una visión negativa que conlleva miedos, y dudas sobre nuestras cualidades, y nuestra suerte. 

  La frustración es vecina del miedo, vive en el piso de al lado, se intercambian la sal, o mejor dicho... el veneno. 

  Si te frustras porque has elevado tus expectativas a lo irracional, por ejemplo a la perfección (ese paradójico lugar al que nunca llegaremos, pero del que cada vez podemos estar más cerca), entonces ese objetivo inalcanzable acabará mermando la fé en ti mismo. Es así como nacieron las primeras personas negativas y derrotistas. Aquellas que por no haber asumido de ante mano que podían caer, ya nunca volvieron a levantarse.

 

  Lee e interioriza esto si eres una persona, si eres un robot perfeccionista obligado a ganar siempre, abandona este relato. Y de paso te doy otro consejo, abandona las grandes hazañas, porque no podrás avanzar más allá del primer contratiempo.  

Ningún robot podría inventar la bombilla.

SALVADOR VELARDE RUIZ

 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page