DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
Los nervios para...
Técnicas
Falsas creencias
Recomendaciones
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

LA ANSIEDAD ASOCIADA A LOS EXÁMENES DE CONDUCIR.

 

FALSAS CREENCIAS SOBRE LOS EXÁMENES DE CONDUCIR.

 

 Existen una serie de leyendas urbanas falsas y perjudiciales para el correcto afrontamiento de los exámenes de conducir.  Dichas creencias infundadas, nos sitúan en un estado negativo y amenazado sobre lo que se nos puede venir encima.  Cuando nos esperamos cosas malas, los nervios se multiplican.

A  continuación pasamos a describir algunas de ellas:

1- Los examinadores son serios, tienen mal carácter y van a intentar fastidiar al alumno:  

 Los examinadores son personas normales, sujetos de la calle que realizan su trabajo de una manera rutinaria y no malintencionada.  De hecho la mayoría de ellos apenas ven más allá de un nombre y una ficha en la que registrar los errores cometidos.

  Un examinador que evalúe a un alumno, al día siguiente si lo viese por la calle ni si quiera lo reconocería.  En este caso hemos de entender que para ellos el alumno (por muy triste que parezca) no tiene existencia propia. Es un grave error tomárnoslo como algo personal, porque para un examinador el alumno es un expediente, nada más.

 

2-Caerá el examen dificil (teórico o práctico) porque hay huelgas, es el último antes del verano, o motivos organizativos de la DGT:  

  La experiencia a lo largo de los años nos ha arrojado la confirmación de que no existen hechos, fechas o situaciones en las que los exámenes de la DGT sean más o menos fáciles.  Es obvio que los hay de todos los niveles, pero la aparición de un grado de dificultad u otro no está sujeto a reglas preestablecidas o creencias populares.  

  Tenemos tantas opciones de que nos toque en suerte un examen fácil como uno dificil, o uno normal, por lo tanto lo ideal es centrarse en ir lo mejor preparados.  La dificultad que llegue ya se verá y se superará si el alumno se ha formado suficientemente.

 

3-Nunca podré aprobar el examen ni obtener el permiso de conducción:  

 En España, la obtención del carnet de coducir está planteado de manera que todo el mundo antes o después lo consiga.  Si bien es verdad que el número de clases prácticas o exámenes necesarios oscilará según la persona, al final, quien insiste se lo lleva por mucho que le cueste, o por muy poco agraciado que haya sido en el aprendizaje de la conducción.  Al final a todo el mundo, se lo dan.  La única forma de NO conseguirlo es rendirse.

 

4-Temblor de piernas en examen práctico:

  Muchos alumnos manifiestan que alguna de sus piernas temblaba mientras estaban parados o circulando durante un examen práctico. Desde la posición del profesor (y por extensión mucho menos desde la posición del examinador, que va sentado detrás) dicho tembleque no es apreciable.  Por lo tanto la sensación de vergüenza o timidez que el alumno siente al ver como le tiembla la pierna es irreal... Sólo él se está dando cuenta.   Y con un buen juego de embrage-acelerador, dicho temblor no supondrá ningún caladao.   De hecho hemos investigado como a los alumnos que han manifestado dichos temblores, por el exceso de atención y concentración que le prestan a dicha situación es muy dificil que se les cale el vehículo, ya que realizan más cuidadosamente el juego de pedales.

 

5-Aparecen preguntas que no se han hecho en la autoescuela:

 La probabilidad de que esto ocurra es muy reducida, siempre y cuando la autoescuela tenga una buena base de datos de preguntas, o un programa convenientemente estructurado (que suele se en la mayoría de los centros de formación vial).  

  En el caso de suceder, simplemente con la lógica de lo aprendido en el aprendizaje teórico, se puede resolver, aún no habiéndolas visto antes. De hecho en el entrenamiento en el aula, el alumno recordará como acierta muchas prenguntas la primera vez que las ve, sin tener que aprendérselas ni buscar en la teoría para responderlas.

 

6-No se conoce la situación, ni lo que el alumno deberá hacer (firmar o no, etc) durante las pruebas:

  El protocolo de preparación y momentos previos a cada uno de los exámenes, está fijado y en conocimiento de los profesores.  Por lo tanto para reducir nuestra ansiedad dicho desconocimiento, simplemente hemos de pedirle a nuestro profesor que nos detalle al milímetro el proceder.  De manera que nos econtremos más relajados por conocer lo que tendremos que hacer en cada instante. EJ: cuando firmar, cuando colocar los espejos, etc.

 

7-Se fallan preguntas fáciles por los nervios:  

  Como ya hemos indicado a lo largo de esta sección, los nervios en su justa medida precisamente nos colocaran en la situación de alerta para no relajarnos ni cometer despistes o desatenciones por el aburrimiento.

  Es por tanto necesario aprender y manejar las técnicas descritas para rebajarlos y dejarlos en el punto óptimo para nuestros intereses de rendimiento.

 

8-En el examen práctico no se ha de llevar determinado tipo de ropa:

 La vestimenta usada para ambos exámenes es totalmente intrascendente, de manera que ni ir muy arreglado, guapo/a, ni ir desatendido en el vestir, nos va a suponer simpatía o antipatía alguna por parte de los examinadores.

 

9-Piensa mal y acertarás:  

  Hay preguntas en el examen teórico que parecen muy fáciles.  Por lo que el alumno se complica la respuesta y piensa que habrá algún truco.   Esta creencia es falsa, las preguntas son simples y de haberse estudiado el examen convenientemente, no hay porque esperar nada raro, ni dificil, ni inaccesible.  Lo que nos parezca fácil es por ir bien preparados al examen, no por extrañas causas.

 

10-En la espera al examen los demás están nerviosos y eso contagia.

  Cuando nos encontremos en los momentos previos al examen hemos de entender que somos personas independientes entre sí.  Nosotros nos hemos preparado bien y a conciencia tanto en lo teórico/práctico como en el afrontamiento psicológico.  Por lo tanto no hemos de dejarnos llevar por personas que seguramente estén en otro nivel y con otras carencias, carencias y dudas que les están generando esa ansiedad tan contagiosa.    

 El resto de alumnos no tienen porqué pensar o sentir como nosotros y sus emociones no se pueden ajustar a nuestro caso ni nuestra preparación, por lo tanto no las sintamos como propias.

 

11- Quedarse para el final en el examen teórico es malo.  

  La realización del examen teórico tiene un límite de 30 minutos, más que suficiente para completarlo y que sobre tiempo.  En el caso de tener dudas y querer ir más relajado durante su realización, se recomienda dejar para el final toda aquella pregunta que nos suponga duda.  Así iremos por delante del tiempo.  En el caso de apurar hasta el final, no hemos de asustarnos pues no conllevará sanción alguna en la evaluación de la prueba.

 

12- En el examen práctico no se puede cometer ni un error.

  La clasificación de errores en el examen práctico va desde los errores leves (se pueden tener hasta nueve), hasta los eliminatorios (de los cuales no se puede cometer ninguno por su extrema gravedad), los profesores nos ilustrarán sobre la categoría de cada fallo.  Pero recordad, se pueden cometer hasta 9 errores leves y aún así aprobar un examen.  El aprobado no es misión imposible, ni mucho menos. Existe comprensión y cierta flexibilidad con errores menores.

 

 

 

 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page