DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
  

LA ÉTICA DEL ABORDAJE 

  La vida es un torrente incesante de toma de decisiones. No somos conscientes de los miles de micro decisiones que tomamos durante el día. 

Decisiones a las que no prestamos importancia, y sin embargo van marcando el devenir de nuestro futuro inmediato. Bajo el destino o la casualidad, encontramos millones de decisiones que un día tomamos sin saber muy bien por qué, e incluso sin saber que las decidimos nosotros mismos.

  Decidir si salir o no, si comprar algo o no, decidir porque camino ir al trabajo, o decidir simplemente hacer lo mismo de siempre.  

  Cada movimiento de la persona está sustentado en una toma de decisiones. Incluso el hecho de dejarse llevar y no decidir nada, es una decisión.  El hecho de hacer lo que hace el resto de nuestro entorno.

Aprender y desarrollarnos, o dejarnos llevar por el camino marcado en nuestra educación infantil, es una decisión.  

Esforzarnos en cambiar algo que no nos gusta de nosotros mismos o rendirnos a nuestro disgusto.

Negarnos algo, aceptar o no un suceso externo.

La forma de afrontar una desgracia…

...todo esto son decisiones.

  No somos dueños de nuestro destino mientras no seamos conscientes de nuestro funcionamiento mental. Para coger las riendas de la vida hace falta entender las motivaciones y pensamientos que aparecen y desaparecen de nuestra mente, y sobre todo…en nuestra toma de decisiones.

  Cuando el proceso de toma de decisiones se hace consciente, y está relacionado con los sentimientos, podemos incluso a llegar a sufrir malestar por no encontrar solución a un dilema importante en nuestra vida. Este artículo estudia un caso muy concreto de esto.

  El abordaje: ese incómodo punto del camino en el cual alguien se enamora de una persona emparejada. ¿Qué hacer?

  Atención a la pregunta: ¿Qué hacer?, no confundir con ¿Qué sentir?, lo que se siente se siente, no se niega, ni rechaza, ni reprime; como ya hemos analizado en otros artículos los sentimientos no se negocian. Se aceptan. Que nadie por un impulso de decencia caiga en la trampa de negarse algo porque no es adecuado.

  Existen múltiples perspectivas para encarar esta situación angustiosa, ej:

-Negarse a uno mismo todo, la única que es manifiestamente insana.

-Aceptarlo y no hacer nada por respetar a una pareja, y seguir nuestro camino.

-Intentar seducir a la persona que señalan nuestros sentimientos, luchando por lo que sentimos y amparados en justificaciones varias como: 

           .Es la persona en pareja, quien tiene que decidir lo que está bien o mal. 

           .Me podría ocurrir a mí, son los gajes del oficio del amor. 

          .Tengo que luchar por lo que siento, si no seré un infeliz toda la vida, si me quedo con la duda nunca podré superarlo del todo. 

       .Tal vez la otra persona sienta igual y esté en duda, o insatisfecha y atrapada en esa relación, merece por tanto tener la información de lo que sentimos para elegir con libertad.

           .Si yo estuviese en el lugar del emparejado al que se desea, me gustaría saberlo…¿y si estuviese en el lugar del otro componente de la pareja, que vería amenazada su relación sin saberlo?-.

  Existen otras muchas justificaciones que nos licencien para abordar, cada cual la diseñará según sus mecanismos de toma de decisiones, su experiencia previa, sus miedos, su dependencia del que dirán, etc.

 

 

  Queremos por tanto terminar este artículo, no dando soluciones ni recomendaciones, simplemente abriendo campos de reflexión y debate en el interior de cada persona.

  ¿Tenemos el derecho a seguir el camino de búsqueda de nuestra felicidad abordando una relación existente?

  Si te encuentras en el punto del abordaje, y tu malestar no parece tener solución:              www.desarrollopersonalypsicologia.es

 

Salvador Velarde Ruiz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page