DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

¿ESTRESADOS?

 

  Estamos viviendo una época de múltiples afecciones a la salud emocional. Una etapa en la que para casi todas las situaciones que la vida nos propone, requerimos de unas dotes y un desarrollo personal muy alto. Este panorama de EXIGENCIAS cotidianas, acaba siendo un caldo de cultivo para la afección psicológica del siglo XXI:   El estrés.

  El estrés, esa palabra que tiene presencia en toda conversación cotidiana de males y quejas. Dicha palabra significa lo siguiente:

“Sensación de desasosiego e incomodidad interior, resultante del siguiente análisis: las exigencias que sufrimos son mayores que nuestra capacidad para resolverlas”.

  Esto es, sufrimos la sensación de estrés cuando pensamos que las dificultades que se nos están presentando no vamos a poder resolverlas, o por lo menos nos va a costar mucho superarlas con el tiempo,  capacidades personales, o posibilidad de esfuerzo, que disponemos etc.

  El estrés es por tanto el malestar provocado por una estimación que hacemos ante el futuro de una situación dada. 

  Dicha estimación la componen dos factores:

  Un primer factor es una visión muy amenazante y negativa de las exigencias. Es decir, “es muy complicado lo que se me viene encima”.

  El segundo factor lo representa una falta de confianza en nuestras herramientas de afrontamiento, ya sean personales, de espacio temporal, económicas, etc.  Ejemplo: “no me va a dar tiempo, no voy a tener dinero para afrontarlo, no estoy preparado para superar esto…, etc”.

  Según lo escrito para resolver una situación estresante particular, podemos actuar a dos niveles: 

  Un primer nivel reorganizando o reestructurando la situación externa (cuando esto sea posible). Por ejemplo rebajando el nivel de tareas u objetivos que vamos echando a la mochila en nuestra vida cotidiana. Dichos compromisos o actividades debemos reordenarlos dándole prioridad a los materialmente posibles, también podemos pedir colaboración o delegar a otras personas, así como post poner o incluso rechazar todos aquellos para los que no tengamos tiempo, ni capacidad para dedicarle una atención y esfuerzo “SANO”. En muchas ocasiones para evitar el estrés solo hay que saber decir NO.

  Segundo nivel, el interior. Dotándonos de mayor autoestima y confianza en nuestras posibilidades, así como ir desarrollando nuestras capacidades personales. 

  Para poder de este modo creer que ante tan grandes rivales, triunfará nuestra fuerza y capacidad para superarlos.    Como en la mayoría de los problemas psicológicos, el optimismo y una visión positiva del mundo nos inocula contra el ataque del estrés. Esperar lo bueno y lo positivo impide que las situaciones nos aborden y venzan antes de suceder.

 

  En cada persona y cada caso, encontraremos uno u otro factor de causa para el origen de la sensación estresante. Desde DESARROLLO PERSONAL Y PSICOLOGIA. Recomendamos presentarnos el caso en concreto para diseñar un plan personalizado de actuación y afrontamiento de la situación estresante lo antes posible.

  No hay que olvidar que el estrés es causante de muchas enfermedades físicas como las cefaleas, afecciones cardíacas, dermatitis, úlceras estomacales, lesiones musculares, y un largo etcétera. Con el paso del tiempo hará mella en nuestra salud física, por lo que hemos actuar sobre el desde el principio.

S.V.R

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page