DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

 ¿Estás preparada?

...¿O preparado?, en satisfacción a los fieles y activos lectores del género masculino que agradezco tener.

  El amor es sublime, es el ángel transmisor de la felicidad.  El amor, son las alas que nos elevan al estado más positivo que puede experimentar el ser humano.  El amor es un bendito caos en el que la mente de desordena, olvidando su sensatez racional castrante, para abandonarse a la esencia de su existencia, que no es más que vivir, sentir y ser feliz.  El amor es el fin último del alma, es el objetivo dorado que inmortaliza su existencia, porque un alma que ha amado no muere, siempre tendrá un hueco en el recuerdo de otra.

 

  Tranquilidad queridos lectores, guardad los pañuelos.  Este artículo no se basa en una definición poética de la  emoción estrella.  He querido servirme de esta introducción para dar después un giro a la práctica emocional diaria.  Que a fin de exigencias, es lo que mi persona en particular, y DESARROLLO PERSONAL Y PSICOLOGIA en general, pretende modificar en aras de mejoría.

  Si asumimos el amor como un estado sencillamente sublime de nosotros mismos,  como una emoción de dimensiones desproporcionadas, entonces me gustaría lanzar la siguiente pregunta: ¿En cualquier estado de nuestra persona estamos habilitados para experimentarlo?

  Cuando escribo experimentarlo, por supuesto, quiero empezar por lo primero: reconocerlo, lo siguiente (dios, siempre he odiado esta expresión) sería aceptarlo, lo siguiente de lo siguiente (¿qué me está pasando?) sería intentar complacerlo...y (¡no! me niego a seguir).

  El alma es adimensional, es de proporciones elásticas, pero las emociones negativas la empequeñecen, hasta el punto de dejarla en un puño negro de preocupación, ansiedad, estrés y negativismo incapacitante.  La cuestión sería pues, ¿hay hueco en un trastero para anclar un trasatlántico?

  Que levante el ratón, quien no se ha visto envuelta en más de una ocasión, en algún café, debatiendo la existencia del amor.   En mi modesta opinión, yo creo que equivocamos el debate, no se trata de si el amor existe de verdad.  La pregunta es ¿estás preparada para sentirlo?

  Siguiendo con este descenso de lo poético a lo concreto, quiero exponer ejemplo que más de una vez he visto pasar ante mis ojos:

  ¿Piensas que estás preparada para el amor, estando enfadada con el mundo? ¿Estando frustrada por una decepción emocional sin cerrar? ¿Piensas que puedes dejarte seducir por la ternura de una sonrisa si tu mandíbula aprieta el rencor del aguijonazo anterior?  De verdad, alguien ha pensado que es capaz de amar teniendo el corazón en situación sentimental de baja, por enfermedad emocional común.

  Veo, demasiadas almas que se sientan delante mía, o detrás de un artilugio tecnológico, a escupir el lado oscuro de su amargura a la hora de enfrentarse al amor. 

  Leo demasiadas personas en una actitud defensiva, agresiva y beligerante, ante todo aquel que se acerque y pretenda provocarles un sentimiento.  Actitud que les deja inhabilitadas sin saberlo, o sin querer saberlo, y las lleva a negarse a las primeras de cambio a todo aspirante a emocionarlas.

  Almas heridas y en un estado irascible, que luego soltarán esa taza en aquel café mientras exhalan: "el amor no existe".

  Toda aquella lectora o lector, que esté enfadado con alguien, molesto con la ineptitud del sexo contrario,  herido por una estafa (que no tendría porque repetirse aprendiendo con inteligencia emocional).  Todo aquel lector o lectora que salga a la vida pensando que el amor no está en el aire, debería pensar si es ella la que no está para el amor.

  Deberíamos ser más honestos con la persona fundamental de nuestra vida, que no es otra que nosotros mismos.  Deberíamos cambiar la pregunta...

...¿Estoy preparado para el amor?

  Huelga decir, que si la respuesta es NO, estamos en la justa obligación con nosotros mismos de comenzar el proceso de reparar esos daños internos.  Responsabilidad que no recae en nadie más que en ti mismo.  Porque, lo siento querida lectora, no es que el amor no exista...

 S.V.R

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page