DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

¡EQUIVÓCATE!

 

  Se acercó mi entrenador cuando estaba saltando por los nervios antes de entrar al campo en mi primer partido…me puso la mano en el hombro y me dijo unas palabras que nunca olvidaré:
“Recuerda que tú no sabes jugar al fútbol”. Le miré y esbozó una sonrisa maliciosa en su rostro mientras me empujaba para entrar. 

 Ese partido fue horrible, apenas sabía donde estaba, ni lo que hacía. Salí del estadio contrariado por la intención de esas palabras…

 El partido siguiente salí de titular e hice mi mejor partido. No sé cuantos errores cometí porque los olvidaba conforme iban pasando.

  Muchas personas no entienden el trasfondo de ese mensaje, yo logré hacerlo aquella misma noche, y por eso los errores que cometía solo tenían un valor pedagógico en mí.

  Me permitía fallar de vez en cuando sin que esto socavase mi confianza. Fallaba y lo seguía intentando. Lo seguía intentando con fe, porque me di el permiso para fallar. Y ese permiso me permitió aprender de los errores.  

 Los analizaba y buscaba alternativas para el futuro, en lugar de autoevaluar mi capacidad y sentirme mal por errar.

 Cada error no era un examen que decía si valgo o no, era una oportunidad de aprender y volverme mejor. 

Como decía la famosa cita:

“Un experto es alguien que ha cometido todos los errores posibles en un determinado campo”.

 

  Hay personas que no intentan hacer cosas que les gustan, porque en el pasado fallaron los primeros intentos. Cuando aún no sabían, cuando no habían sido enseñados por algún maestro en esa arte. Usaron el primer error como autoevaluación, no como estímulo de aprendizaje. Cambiaron el ensayo-error, por ensayo-examen. El ensayo-examen no sirve para aprender, sirve para desanimarse y abandonar. 

  Ha pasado el tiempo, algo habrás aprendido, busca ayuda, entrena, mejórate y vuelve a intentarlo.   En todo este proceso crecerás, te desarrollarás, te acercarás a la felicidad y a tu plenitud como persona. 

Ánimo: ¡equivócate!

  Salvador Velarde Ruiz

  
 

 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page