DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
Positivo Vs Negativo
El hombre que no...
1440
El complejo Sherlock
Equivócate
Consecuencias
¿Por qué no ilusion?
El mejor estafador
¿Por qué te engañas?
El equipo de vida
Amor... ¿seguro?
Gafas antidisgustos
Los celos son malos?
Buscando una reina
Un dilema son dos...
Desenamorarse...
Inventar la bombilla
Vaciar la papelera
Emociones dan miedo
Etica del abordaje
La muerte de carpe
Sapos en príncipes
Comida x asociacion
Amor en la nube
Mirarse al espejo
Resaca de orgasmo
Resaca de orgasmo II
El síndrome ERD
Beneficio de la risa
¿Estresados?
Lo que no hemos...
La auto ignorancia
La teoría del árbol
La tristeza final
Micro decisiones
Los años que quedan
Nomofobia
Deseos coherentes
Autopsia de un ...
Rechazo que engancha
Matrimonio de ...
La mochila pequeña
Relaciones 2.0
Fusilamiento
El 2 grupo
Las sillas musicales
Retos de mejora
Fechas señaladas
El truco de Freud
El mayor enemigo
¿Estás preparada?
La falacia lógica
El músculo principal
el escondite
Pozos secos
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS

 

EL MÚSCULO PRINCIPAL.


  Nos adentramos en esa época del año donde la atención se entretiene en un esfuerzo por moldear nuestro físico. 

  Los albores de “la operación bikini” sumados al impulso motivacional del buen tiempo primaveral, consiguen que los parques y centros de entrenamiento se llenen de personas que han descuidado su físico durante el frio invierno.  Son por tanto, estas primeras fechas de sangre alterada, una especial oportunidad para lanzar una llamada de atención desde DESARROLLO PERSONAL Y PSICOLOGÍA:

  ¿Estamos dirigiendo los esfuerzos a tonificar nuestros músculos más importantes? O preguntado de una más concreta manera: ¿Estamos atendiendo en orden de prioridad e importancia sustancial la musculatura de nuestro organismo? 

  Desgraciadamente la respuesta analizada desde nuestra posición es negativa.

 

  El cuerpo humano reúne un conjunto de músculos, órganos, sistemas, en resumen, recoge cientos de “componentes” para su funcionamiento adecuado y saludable.  Y todos tienen su importancia insustituible, eso no lo cabe a crítica.  Lo que sí podemos plantear desde el punto de vista de la psicología es lo siguiente:

  La mente es como un músculo,  con una pequeña peculiaridad, es el músculo más importante del cuerpo… porque es el que GOBIERNA a todos los demás.

¿Actuamos en consecuencia de esta prioridad?

¿Nos preocupamos por buscar un “entrenador personal de la mente”?

¿Nos inscribimos en un gimnasio del desarrollo personal para lucir una mente madura y sana emocionalmente?

¿Hacemos cada día media hora de esfuerzo en meditación?

  La pregunta que también las gobierna a todas:  ¿Dedicamos el mismo esfuerzo disciplinado para tonificar nuestra mente que para moldear nuestra apariencia física?

  La triste respuesta es NO.  Por este y por otros motivos,  que serán y han sido objeto de nuestros artículos en DESARROLLO PERSONAL Y PSICOLOGÍA,  estamos en una sociedad de estrés e infelicidad crónica.  

  Una sociedad que sigue urdiendo planes distractores para no enfrentarse a lo sustancial del ser humano, que no es más que buscar su auto crecimiento hacia la felicidad.

  Una sociedad que contagia unas reglas de apariencia social, donde estar físicamente atractivos nos distrae de atraernos interiormente a nosotros mismos.   Cuando sin lo segundo, lo primero es pan para hoy y hambre para mañana, bueno en realidad es hambre para hoy y hambre para mañana, no olvidemos que el pan engorda y eso truncaría nuestro objetivo de apariencia física.

  Somos desafortunados porque los entes sociales que rigen nuestros designios son superficiales, inmaduros, caprichosos y materialistas.  Y el rebaño les sigue, sin plantearse lo incongruente de muchas de nuestras conductas.    Salvo claro está que asumamos la inevitable responsabilidad de tomar la riendas de nuestro ser, quitándoselas a esas enseñanzas sociales que han torcido nuestra madurez emocional.   En ese caso dejaremos el infortunio para tomar las riendas de nuestro destino.

  Un ejemplo muy común que nuestros servicios de coaching, valdría para ilustrar este artículo:

  Persona de sexo indiferente (no lo especifico, porque ocurre en ambos géneros) que está muy bien trabajada en los aspectos de “envoltorio físico” intentando gustar y seducir al sexo opuesto,  lográndolo con bastante éxito.

  Sin embargo sus relaciones maduras fracasan una y otra vez porque carece de la auténtica autoestima “quererse como persona”.  Admirarse de verdad.  Enorgullecerse por lo sustancial, por lo interno, sin la ayuda de espejos que devuelvan un cuerpo atractivo. 

  Una persona que no se quiere a sí misma no puede convencer a los demás de que es “querible”.   El físico no es más que un inicial placebo efímero.  El amor de verdad no viene de un cuerpo irresistiblemente atractivo por muy tonificado que nos lo vendan.

  En la sociedad del ahora, nos entrenamos para ser guapos, no para ser felices, con la inconveniencia de que lo único realmente sustancial es ser felices.  Y para eso hay que tonificar la mente, no los abdominales ni los glúteos.

P.d: No quiero despedir este artículo sin mostrar mi admiración a todos los profesionales que trabajan en mejorar la salud y apariencia física, es necesario y complementario, porque  ser humano es un todo. 

Simplemente hemos querido llamar la atención de que el músculo principal para vivir, ha de ser el que primaria atención reciba, porque de lo contrario gobernará mal todos los demás que con tanto ahínco trabajamos.

 S.V.R

 

 

 

  

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page