DESARROLLO  PERSONAL  Y  PSICOLOGIA
INICIO
DESARROLLO PERSONAL
LIBRO "LA GUÍA...
AUDIO CONSEJOS
ARTÍCULOS
TÉCNICAS RELAJACION
DIVISION DEPORTE
ARTÍCULOS
Competicion vs...
El diablo no es...
Siguiente punto.
Optimismo gana
Golpes de seguridad
Peloteo psicológico
Descanso pre
VIDEOS MOTIVADORES
PRPC INTRODUCCION
CARNET DE CONDUCIR
AYUDA TÚ MISMO
MÚSICA RELAX
ENCUESTA
OBJETIVO
QUIENES SOMOS
 

EL DESCANSO PRECOMPETITIVO

 

  Cuando se acerca un momento importante en el que vamos a exigir a nuestra mente un alto rendimiento, ya sea para pruebas de selección, entrevistas, exámenes, o en la competición deportiva, es necesario respetar una serie de pautas de puesta a punto mental.  Gracias a estas, nuestro cerebro llegará al momento de la exigencia, en la disposición de trabajar a su máximo rendimiento.  

  Este artículo muestra algunas pautas de planificación útiles buscando que nuestra fuerza mental llegue en las mejores condiciones posibles.  Estas recomendaciones habrían de complementarse con una preparación en entrenamiento de resistencia mental al esfuerzo continuado.

  Hemos de asumir que durante la lucha, vamos a exigirle a nuestra mente unos esfuerzos de concentración, de toma de decisiones, de afrontamiento de situaciones bajo presión, de superación de malos momentos o desánimo, etc.  Es decir, nuestra cabeza va a tener que superar muchos obstáculos y trabajar a toda máquina para lograrlo.

  Muchos jugadores llegan a la competición y durante los partidos sufren bloqueos, bajones o desconexiones mentales por el simple hecho de que su forma física mental está agotada, su mente se ha cansado de gestionar los momentos de presión por falta de energía, y de repente el jugador se cansa mentalmente, se apaga, se agota y no puede asumir el esfuerzo para superar los malos momentos.  Su mente no tiene energía ni fuerzas para afrontar las exigencias que el momento de presión le demanda… es lo que se suele llamar “irse del partido”.

  Es por esto que en aras de preservar el máximo de energía mental disponible para la competición, lo aconsejable es planificar el día o los días anteriores, con una agenda lo más anti estrés posible.

  El día de partido lo recomendable es tener un horario relajado, con tiempo de sobra para llegar a las instalaciones, sin miedo a atascos o sufrir la ansiedad por llegar tarde (importantísimo eliminar las prisas). 

  Debemos evitar, si es posible claro, el realizar tareas o actividades complejas y que nos soliciten muchos recursos energéticos mentales, justo antes del partido.  Posponer reuniones importantes, asuntos o deberes complejos, para después de la actividad competitiva, siempre que sea posible.  En el caso de no poder hacer esto, tomarse las exigencias extra deportivas del día o días antes, con calma y sin mucha exigencia. 

  El objetivo es intentar que las actividades cotidianas no nos hagan llegar al partido con nuestra mente ya sobrecargada.

  Del mismo modo, para que nuestra mente llegue fresca y con la energía óptima al momento de la lucha, es muy importante el haber dormido y descansado convenientemente.  Por esto se aconseja un régimen de entre 7 y 9 horas de sueño durante la semana antes de la competición. E incluso podemos (si la ansiedad precompetitiva nos lo permite) disfrutar de una pequeña siesta reponedora antes de competir.    

 Recomendamos desde aquí practicar las técnicas descritas en nuestra sección “Técnicas de relajación”.  En especial la respiración diafragmática, que nos ayudará a conciliar mejor el sueño, y rebajar el grado de tensión diaria que nos va mermando la energía mental.

  Desconectar de la actividad competitiva durante las horas previas, también es idóneo para que nuestra mente se distraiga y recargue baterías.  Esto es, dedicarnos o entretenernos con actividades distractoras que no supongan una sobrecarga mental (pasear, ir al cine, leer, tomar un café, etc).  Tareas y actividades que nos desconecten del gran objetivo a luchar, sin suponernos un desgaste ni preocupaciones mentales añadidas.

  Sea como fuere, hemos de afrontar el trabajo mental de preparación a una prueba importante como si nuestro cerebro fuese un músculo más.  A nadie se le ocurriría planificar una preparación física llegando a la competición importante con los músculos sobrecargados, cansados o lesionados.  Del mismo modo hemos de actuar con nuestra mente. 

Y recordad esta máxima en la preparación mental:

“El partido no comienzas a disputarlo cuando entras a la pista…sino cuando empieza a merodear insistentemente por tu cabeza”.

 S.V.R

 

 

 

 

 

 

 

ENVÍANOS TU CASO PERSONAL Y 

 

 

CONSULTA NUESTROS SERVICIOS:

 

 

 desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

 

 


 

Desarrollo personal y psicologia  | desarrollopersonalypsicologia@hotmail.com

to Top of Page